¿Efectos psicológicos después de un aborto?

La interrupción del embarazo puede llegar a ser una decisión unilateral (la madre decide), bilateral (la pareja en común acuerdo decide), externa (la madre es obligada por pareja, familia u otros), los motivos pueden ir desde presiones económicas, inestabilidad en la pareja, inmadurez para asumir la maternidad, deseo de estabilidad conyugal antes de ejercer la maternidad, hasta la etapa de vida en la que se encuentre, además de que será experimentada de manera subjetiva por cada mujer.

¿Qué sucede a nivel psicológico después de un aborto?

Estudios científicos referentes al tema del aborto no han encontrado evidencias contundentes para generalizar la experiencia abortiva como causante de problemas psicológicos, lo anterior nos obliga a repensar la singularidad de la psicología femenina. Aquellos estudios con una rigurosa metodología coinciden en algunas premisas y sobre todo, desechan el llamado Síndrome post-aborto (SPA), del cual profundizaremos en otra entrega.
Las premisas son:

  • Existe más probabilidad de desarrollar efectos en la salud mental después de un aborto, si el bebé no era deseado.
  • Mujeres con antecedentes de problemas en la salud mental tendrán más probabilidad de desarrollar impactos negativos psicológicos después de un aborto.
  • La ausencia del apoyo de la pareja previo y posterior al aborto, tendrá impacto en la salud mental de la mujer.
  • Son similares los factores asociados a problemas psicológicos en mujeres después del aborto y mujeres después del parto.
  • Incrementa la probabilidad de desarrollar problemas psicológicos en aquellas mujeres que se sientan presionadas para interrumpir el embarazo, que tengan una percepción negativa hacia el aborto y su procedimiento.
  • Se incrementan las posibilidades de desarrollar problemas en la salud mental con un embarazo no planificado, tanto después de un aborto como después del parto.
  • La interrupción de un embarazo deseado se puede asociar con experiencias psicológicas negativas comparables a aquellas relacionadas con el nacimiento de un bebé muerto o la muerte de un recién nacido, pero menos graves que aquellas que experimentan las mujeres que dan a luz a un hijo con una anormalidad grave.


A continuación se describen los efectos psicológicos que a partir de estas premisas se podrían desarrollar. Antes que nada, es importante mencionar que el aborto puede llegar a ser experimentado como una pérdida ambigua, es decir, un duelo sin pérdida completa, los sentimientos y síntomas asociados dependerán de si éste fue espontáneo o inducido. En el primer caso persisten sentimientos de culpa, profunda decepción, rabia, impotencia, frustración, cambios de humor ya que el embarazo se vivía con expectativas hacia el futuro. Respecto al aborto inducido se experimenta de diferente manera, el duelo será mejor elaborado si la mujer obtiene apoyo en su entorno y no deseaba tener un hijo, sin embargo, esto no sucede en mujeres que habían planificado el embarazo y se encontraron con mayor dificultad para tomar la decisión de abortar, además de encontrarse en un ambiente social que estigmatiza a la mujer.

Efectos Psicológicos de un aborto

El aborto inducido está asociado la depresión reactiva, es decir, a partir de la pérdida ambigua se detonan sentimientos de desesperanza, tristeza, pérdida de interés, sin embargo no en todos los casos presentarán duelos patológicos, ya que estará determinado por la capacidad de significación de cada mujer, es decir, la interpretación de la experiencia abortiva y los recursos para afrontarla.
Otra manifestación de la experiencia abortiva es la ansiedad, en la cual, su base es el miedo. La ansiedad suele darse en las mujeres que no lograron afrontar adaptativamente el aborto. Se ha
comprobado también que puede haber un incremento en el consumo de alcohol y drogas en un intento de disfrazar la depresión y la ansiedad como paliativos del dolor ante la pérdida.
Un efecto más, está relacionado con la inhibición del deseo sexual, la experiencia abortiva y la sexualidad se asocian a partir del miedo a nuevamente quedar embarazada.
De manera general podemos concluir que los impactos psicológicos después de un aborto no están relacionados únicamente con la experiencia abortiva, sino que dependerá de la red de apoyo de la mujer, la relación de pareja en la que se encuentre, el contexto social y cultural en que se desenvuelva, sus estrategias de afrontamiento, afectaciones psicológicas previas al evento, estructura de personalidad, entre otros.
¿Has experimentado algún efecto psicológico después de un aborto?, ¿conoces a alguien que pueda estarlo experimentando? El tratamiento psicológico previo y posterior al aborto, favorece la
elaboración de un duelo complejo reduciendo significativamente el desarrollo de problemas de salud
mental ante esta decisión.

 

Call Now Button